EL PODER DE LA SONRISA

Posted by: | Posted on: febrero 5, 2016

Imagen1 Imagen2

Cuando se trata de mejorar la salud, un buen remedio es dibujar una sonrisa en el rostro. Es sencillo y gratuito, lo tenemos siempre a mano y resulta muy eficaz.

Una sonrisa influye favorablemente sobre todos los órganos del cuerpo (piel, huesos, glándulas, vasos sanguíneos, nervios y músculos) y armoniza el funcionamiento de todos sus órganos. Cuando se convierte en hábito, sus beneficios se multiplican. También nos ayuda a mejorar el estado de ánimo y la relación con otras personas.

Funciona incluso si es fruto de un esfuerzo consciente, porque el cerebro,  por la posición de los músculos de la cara, interpreta la sonrisa como una señal de que todo va bien y reacciona de la misma manera que cuando surge de forma natural.

 

TRES BENEFICIOS DE LA SONRISA

1.-  EL CUERPO SEGREGA  ENDORFINAS Y ACTIVA SU INMUNIDAD.

Sonreír genera un estímulo eléctrico sobre los nervios que inervan los músculos de la cara, que intervienen en este gesto. Los nervios sensitivos,  por otro lado, llevan este impulso hasta el cerebro, que lo recibe como señal de que todo va bien y la glándula hipófisis reacciona liberando unas hormonas llamadas endorfinas. Las endorfinas son neurotransmisores, cuyos efectos son:

1º) Relajan el sistema nervioso central, se descansa y duerme mejor y la vitalidad aumenta.

2º) Reducen la hormona del estrés, el cortisol, evitándose los perjuicios que esta conlleva sobre las neuronas del cerebro, las funciones de la memoria, el aprendizaje y sobre el corazón.

3º) Actúan como analgésico natural, lo que ayuda a soportar mejor tanto el dolor puntual como el dolor crónico.

4º) Producen sentimientos de optimismo y seguridad.

5º) Ayudan a desarrollar la creatividad.

La sonrisa estimula la glándula timo, donde maduran los “Linfocitos T” que nacen en la médula ósea. Los linfocitos son las células rectoras de la inmunidad o defensa del organismo.

 

2.- SE LEVANTA EL ÁNIMO.

La serenidad, la esperanza y la fortaleza interior se desarrollan más fácilmente.  Las dificultades se ven como obstáculos salvables, que nos impulsan a vivir lo que somos.

 

3.- LAS RELACIONES CON EL ENTORNO MEJORAN.

La sonrisa facilita y hace más agradables las relaciones con otras personas ya que disuelve en éstas el temor y la ira, les despierta confianza y la sensación cercanía. Las sonrisas son contagiosas.

 

¿QUÉ PUEDE AYUDARNOS A SONREIR MÁS?

a) Un método sencillo es tratar de colocar los músculos de la cara en la posición que tienen cuando sonreímos. Puede facilitarlo:

  • Varias veces al día, mirarse al espejo, esbozar una sonrisa y permanecer frente a éste, hasta que se mantenga sola.
  • Colocar el dedo índice verticalmente rozando suavemente los labios, como cuando se pide silencio.
  • Una buena colocación de la pelvis en retroversión, hará que los hombros bajen y vayan hacia atrás, que los músculos del cuello se aflojen y que las mandíbulas se ajusten. Como consecuencia, la cara se relaja y la sonrisa aparece sola.

b) La práctica habitual de técnicas de relajación y meditación puede servirnos también. Por ejemplo:

  • Tumbados sobre la espalda o sentados cómodamente, en un lugar silencioso, agradable y cálido, relajar el cuerpo y especialmente la cara. Para ello, recorrer mentalmente sus músculos, acariciándolos con la atención invitándoles a que se relajen. Cuando la cara se relaja, la mandíbula superior se escapa ligeramente hacia arriba y la mandíbula inferior se encaja, los labios dibujan una sutil sonrisa.
  • Aprovechar ese estado de relajación para evocar recuerdos de situaciones en las que ha brotado en nuestros labios una sonrisa de forma natural, y permanecer contemplando ese recuerdo hasta que podamos percibir que la cara lo refleja sonriendo.

c) Pero lo más importante es hacer habitualmente lo que nos hace felices. Aquí tenemos algunos ejemplos:

  • Encontrarnos con las personas, realizar las actividades y acudir a los lugares que hacen brotar nuestras sonrisas espontáneamente.
  • Ver quien somos y descubrir lo que da sentido a nuestra vida.
  • Decidir vivirlo y utilizar la voluntad para ello.
  • Valorar y agradecer lo que tenemos y lo que hacemos bien.
  • Aceptar que estamos en camino de conseguirlo y perseverar.
  • Desarrollar el “sentido” del humor.
  • Decirnos la verdad de lo que nos pasa.

 

FRASES RELACIONADAS CON LA SONRISA

– “Son necesarios cuarenta músculos para arrugar la frente, pero sólo quince para sonreír”. Swami Sivananda.

– “Nunca te olvides de sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido”. Charles Chaplin.

– “Es con nuestra capacidad de sonreír que podemos lograr la paz”. Thich Nhat Hanh.

– “Sonreír es, a veces, la mejor forma de contribuir a cambiar el mundo”.  José Luis Cortés.

– “La revolución del amor comienza con una sonrisa”. Madre Teresa de Calcuta.

– “La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz”.  Proverbio escocés.

– “La sonrisa enriquece a los que la reciben, sin empobrecer a los que la dan”.  Frank Irving.

– “Lo que deseas conseguir, más fácilmente lo obtendrás con una sonrisa que con la punta de la espada”.  William Shakespeare.

– “No hay ninguna cosa seria que no pueda decirse con una sonrisa”.   Alejandro Casona.

– “Si alguien está tan cansado que no pueda darte una sonrisa, dale la tuya”. Proverbio chino.

– “Sonríe, a pesar de todo”. Steinberg.

– “Toda la gente sonríe en el mismo idioma”. Morris Mandel.

– “Una sonrisa es descanso para la persona cansada, ánimo para la abatida y consuelo para el corazón dolorido”. G. Rudaz

– “Tú sonríe y verás como todo lo que ven tus ojos parece que brilla”. Rosana.

– “Sonreír no se compra, no vale dinero”. Rosana.

-“Sonreír es tan fresco como un aguacero, un diluvio de risas cayendo del cielo”. Rosana.

– “A poquito que sonrías, llegará la alegría”.  Rosana.

 

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *